INECA considera 'borrosos por falta de concreción' los presupuestos de la Generalitat para Alicante

En el centro, el presidente de INECA Rafael BallesterEl Instituto de Estudios Económicos de la Provincia de Alicante (INECA) califica los Presupuestos de la Generalitat Valenciana para 2019, presentados recientemente por el Consell, “de borrosos, por la falta de concreción en la definición de las diferentes partidas”.

LCV. Alicante / 12 de noviembre de 2018

El análisis realizado por INECA destaca que de los 293 millones de euros que el Consell ha anunciado en inversiones territorializadas en la provincia de Alicante para 2019, sólo 74 millones corresponden a partidas donde las inversiones van ligadas a proyectos concretos (capítulo VI), y que el resto deben corresponder a inversiones aún no especificadas, básicamente a través del capítulo VII, de transferencias de capital.

En clara referencia a esta falta de concreción, el presidente de INECA, Rafael Ballester, reclama “un mayor esfuerzo de definición en la elaboración de las diferentes partidas porque, a priori, de los 293 millones de euros que se han anunciado en inversiones territorializadas para la provincia, sólo conocemos el destino de 74 millones, y se desconoce, de momento, el destino de una parte importante de los 219 millones restantes”.

No obstante, Ballester destaca como positivo que, a la espera de esta definición, la Generalitat reconozca expresamente la intención de incrementar las inversiones para la provincia de Alicante y que sean proporcionales al peso de nuestra provincia en el conjunto de la Comunitat, reivindicación histórica de INECA. En este sentido, ha manifestado que “esperamos que sea una tendencia que se consolide de forma definitiva en la práctica presupuestaria, tanto a nivel autonómico como estatal, y que podamos confirmarlo tanto en el Presupuesto inicial como en el finalmente ejecutado, que es lo realmente importante”.

Al respecto, INECA solicita que en las próximas comparecencias del Consell se concrete el detalle de las inversiones de los capítulos VI y VII de los Presupuestos en la parte pendiente de concreción, facilitando así su monitorización, tal como se acordó en anteriores reuniones con representantes del Consell.

Además, el director de Estudios de INECA y autor del informe, Francisco Llopis, explica que el proyecto de presupuestos se realiza en el mismo formato, al menos desde 2008, y que no se han incorporado nuevas aplicaciones que permitan facilitar su consulta. Llopis agrega que, por ejemplo, los presupuestos del año 2000 eran más fáciles de analizar porque tenían buscadores que facilitaban la consulta de capítulos y partidas concretas, y su edición para análisis y estudios específicos, “algo tremendamente complejo con el formato actual”. El Instituto vuelve a recalcar la importancia de corregir estas prácticas, que se han generalizado a nivel estatal, autonómico y local (con algunas excepciones) en los últimos años. El presupuesto de las administraciones es el modo en que el dinero de los contribuyentes se pone al servicio de las políticas públicas, y “es imprescindible introducir mecanismos sencillos para facilitar el acceso a sus previsiones y, especialmente, su ejecución, dando cumplimiento así a las exigencias de transparencia y buen gobierno a las que están obligados los poderes públicos”.

Inversiones territorializadas

En lo que respecta a las inversiones reales especificadas en el capítulo VI, el análisis de INECA revela que para 2019 se ha incrementado la cuantía de las partidas no territorializadas. El Presupuesto contempla un importe total para el conjunto de la Comunitat de 645,6 millones de euros. De esta cifra, aparecen territorializados 269,4 millones de euros (41,7%), y sin territorializar 376,2 millones de euros (58,3%). Esto supone un incremento notable de la inversión no territorializada respecto al año pasado, que ascendía a 286,1 millones de euros. De los 12 años que INECA viene analizando los Presupuestos de la Generalitat, es el peor dato de la serie (ver gráfico página 8).

Estos 269,4 millones de euros territorializados para el conjunto de la Comunitat, se distribuyen de una manera poco equilibrada entre las tres provincias. La provincia de Alicante recibe el 27,5% de los 269,4 millones, unos 74,1 millones de euros. Castellón recibe el 21% y la provincia de Valencia el 48,5% (ver gráfico página 9). Serían necesarios 25,4 millones de euros adicionales para la provincia de Alicante para alcanzar el equilibrio poblacional, cifra que supera la del año pasado, que se quedó en 10 millones de euros.

A este respecto, Rafael Ballester ha afirmado que “esperamos a la concreción de la parte territorializada del capítulo VII (Transferencias de Capital) para confirmar que efectivamente el conjunto de las inversiones del capítulo VI y VII se ajusta de forma equitativa al peso de nuestra población”.

A pesar de esta aparente aproximación al equilibrio presupuestario, INECA confirma, en relación con el capítulo VI, que el déficit según población sigue creciendo, y para el próximo ejercicio 2019, el acumulado ascendería a los 304,6 millones de euros (desde 2008) (ver gráfico página 10). Si atendemos al PIB (gráfica 12), este déficit acumulado alcanza los 163,6 millones de euros. Estas cifras se traducen en que la inversión per cápita para el próximo año en la provincia será de 40,58 euros por ciudadano cuando esta cifra asciende a 51,45 euros para los residentes en Valencia y se dispara a los 112,28 euros para los vecinos de Castellón.

En este sentido, el presidente de INECA considera “que los presupuestos son una herramienta imprescindible para corregir desequilibrios entre territorios, por lo que esperamos que no se confirme que, una vez más, se ha perdido la oportunidad de mejorar las condiciones de los ciudadanos de la provincia de Alicante”.

Al igual que ocurriera en los presupuestos para 2018, y en relación con el capítulo VI de Inversiones, la Conselleria de Vivienda es la que mejor vertebra el territorio porque territorializa más del 70% de su presupuesto, aunque el reparto no es del todo equitativo, ya que la provincia de Alicante es la que menos recibe con 32,8 millones de euros, frente a los 41 millones de Castellón o los 43,2 millones de Valencia (gráfica 15).

En la cara opuesta se encuentran las consellerias de Transparencia y Economía Sostenible que no territorializan nada de sus presupuestos, y la Conselleria de Hacienda que territorializa tan sólo un 4,6%, cantidad que a juicio del Instituto de Estudios “es claramente insuficiente, máxime cuando se trata de administraciones que están implicadas en la igualdad entre territorios y la vertebración” (gráfica 16).

El Instituto plantea, además, la necesidad de que se genere un indicador específico para identificar el conjunto de la inversión presupuestaria en I+D+i para la Comunitat y para cada provincia, para facilitar el análisis de su grado de ejecución y su relación con la evolución de nuestra economía y el empleo, tanto a nivel cuantitativo como cualitativo.

Comparte este contenido: